Poniendo en práctica la Laudato Si, y con la finalidad de contribuir a una alimentación sana, libre de químicos, se impulsa la agricultura urbana o periurbana que permite cultivar en pequeños espacios para obtener alimentos frescos, reciclar residuos urbanos, crear cinturones verdes y fortalecer la resiliencia frente al cambio climático.