A través de los proyectos financiados por instituciones fraternas se ha diseñado las fincas integrales, con la finalidad de organizar la cadena productiva y aprovechar de mejor manera los espacios y prácticas agropecuarias, promoviendo la agroecología y contribuyendo a mejorar la calidad de los alimentos que consumimos y respetando al ambiente.