Es la vinculación de la Iglesia con instituciones públicas y privadas; y, colectivos de migrantes, que de forma articulada promueven la defensa de los derechos de las personas en situación de movilidad y sus familias.